POESÍA. Sus poemas serán parte de un libro compuesto por las obras ganadoras del Concurso Internacional Gonzalo Rojas, que se realiza en Lebu, en el Bío Bío.

La primera mención honrosa en la categoría de Poesía obtuvo el osornino Nicolás Mayora, en el XVI Concurso Internacional de Literatura “Gonzalo Rojas”, organizado por el Club de Amigos de la Biblioteca Municipal de la ciudad de Lebu, en la Región del Bío Bío.

Se trata de una participación excepcional, ya que a sus 18 años, el estudiante de Antropología y ex alumno del colegio San Mateo, destacó entre 294 trabajos presentados por escritores de distintas partes del mundo.

Nicolás presentó un plaquette (micro poemario sobre un tema determinado) con cuatro poemas, llamado “Ego Disoluto” y al haber estado entre los ganadores, será parte de una antología que mostrará sus textos en todo el mundo, ya que los ganadores de las categorías Cuento y Poesía tendrán entre 6 y 12 copias del libro.

“Mi temática fue una crítica y una especie de sátira a lo que era el dogmatismo en la literatura, así como sobre lo que se suele pensar sobre ciertos poetas y ciertos autores de antaño”, expresa.

Comenta que, desde que estaba en el colegio, participa de concursos literarios, porque siempre lo disfrutó.

“Creo que siempre me gustó escribir, desde que era chico, al igual que la lectura, algo que mis papás siempre fomentaron”, comenta.

No sólo ha escrito poesía, también ha incursionado en otros estilos y agrega que “tengo hartos trabajos y ahora me estoy dedicando constantemente a la escritura y estoy atento a los concursos”.

En estos momentos participa de uno que se lleva a cabo en Argentina: el 66º Concurso Internacional de Poesía y Narrativa “Premio a la Palabra 2019”, que aún no establece los resultados.

Lebu
Luego de su reconocimiento en el Concurso Internacional de Lebu, Nicolás viajará a esa comuna la otra semana y será parte de intervenciones poéticas que se llevarán a cabo en los liceos de la ciudad.

Este reconocimiento le brinda una gran motivación, además de alegría, al ver, por primera vez, uno de sus trabajos siendo parte de un libro.

“Los concursos no definen si tu trabajo es bueno o malo, sino que a la gente -al jurado internacional en este caso- le interesó un trabajo bajo un criterio específico, así que lo que siento es una gran motivación para seguir escribiendo, porque el que reconocieran mi trabajo significa que al menos a alguien le interesó”, concluye.

Fuente: Austral de Osorno / Sandra Barría

Fotografía: Archivo